Cómo lavar tu convertible

Cómo lavar tu coche convertible

Cómo lavar tu coche convertible. Es un consejo básico para los propietarios de este fin de coches, los cuales son considerados como un lujo, pero también una responsabilidad especial.

El techo de lona o de vinilo de un automóvil convertible puede durar más de veinte años si se mantiene con cierto cuidado.

Aquí te mencionaremos algunos de ellos.

Síguenos en Facebook

Jaguar F-TYPE ¡hermosa experiencia!

MANTENIMIENTO CONSTANTE

Las capotas blandas de los convertibles son de muy buena calidad, al menos las que traen de fábrica.

En el mercado de recambios hay distintas calidades y, como suele suceder, las más baratas no son las mejores.

Para mantener una capota en buen estado es importante mantenerla limpia, el mecanismo bien engrasado y evitar dejar el coche descapotado guardado en el garaje.

La capota forma muchas arrugas y encoge cuando está recogida.

EVITA LOS AUTOLAVADOS

En la medida de los posible, no acudas a un autolavado  con rodillos.

Las cerdas de  estos establecimientos  son muy abrasivas y erosionan el material de la capota.

Además, antes de activar los rodillos echan agua y esto hace que el polvo y la suciedad superficial penetre en el tejido.

Síguenos en Instagram

CEPILLAR ANTES DE MOJAR

Previo a mojar la capota se debe pasar un cepillo de cerdas suaves para quitar el polvo, el polen y las partículas sólidas de la capota.

Si se echa directamente agua,  se incrustar esa suciedad en el tejido y esto provoca dos efectos negativos.

El primero de ellos es que al “apelmazarse”, la capota pierde flexibilidad, de modo que aparecen antes las roturas y roces cuando la abrimos y cerramos.

El segundo problema es que esa suciedad incrustada en el tejido hace que la capota retenga más tiempo la humedad.

Esto facilita la proliferación de hongos y la pérdida de impermeabilidad.

Si se llega a utilizar una pistola a presión o manguera, se debe alejar la boquilla más de 40 cm para que no llegue demasiada presión al tejido.

También lee: Los coches de Diego Armando Marandona

CON TÉCNICA “ESPECIAL”

Los coches convertibles están pensados para ser herméticos en el sentido de la marcha.

Si se lava de atrás hacia delante es fácil que entre agua por las juntas de las ventanas laterales y del marco del parabrisas.

Siempre se debe limpiar en el sentido de la marcha y de arriba hacia abajo.

SECADO PERFECTO

Una vez finalizado el lavado, se debe secar bien, tanto la carrocería como la capota.

Es importantísimo que no se abra la capota hasta que ésta no esté bien seca.

La capota extendida se seca mejor y, además, cuando se dobla húmeda, se provoca que esa humedad penetre más en el tejido.

Esto también provoca que llegue humedad a zonas del hueco de la capota y del mecanismo de plegado.

Antes de descapotarlo, déjalo secar por completo.

También lee: Los diseños de Ford en realidad virutal

EL TOQUE FINAL

También es recomendable aplicar una vez al año un producto impermeabilizante.

Se aplica fácilmente con una brocha o esponja después de haber lavado y secado la capota.

Esto mantiene la flexibilidad, protege de los rayos solares y, además, crea una capa repelente de suciedad y de la humedad, que alarga la vida de la capota.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn