llanta

La vida útil de un neumático o llanta depende de una combinación de diferentes factores entre los que destacan: las condiciones del camino, los hábitos de manejo y el cuidado que se les dé.

Basta con revisar a detalle para saber su ciclo de vida, ¿sabes cómo?

Observa en las paredes laterales de tu llanta 4 números encerrados en un recuadro, los dos primeros indican la semana y los dos siguientes el año en el que la llanta fue fabricada.

A partir de esa fecha, calcula 5 años y sí ya han pasado, es recomendable que un profesional la inspeccione.

 

¿Cómo saber cuándo cambiar la llanta?

Si tienes la sospecha de que debes de cambiar los neumáticos, pero no estás seguro, esta serie de consejos de VW te resultará útil:

-Revisa la profundidad de la banda de rodamiento.

La banda de rodamiento es la banda que toca el suelo y que, gracias a su diseño, brinda tracción a la llanta.

El límite de desgaste recomendado, es decir, la profundidad mínima de la banda de rodamiento de una llanta es de 1.6 mm. Si esta profundidad es inferior, el agarre del neumático no será óptimo.

-Grietas o cuarteaduras en las paredes laterales.

El agrietado en las paredes laterales de tu llanta sucede debido a que la superficie ha envejecido, endureciéndose y perdiendo flexibilidad lo cual resta adherencia y puede generar accidentes.

-Protuberancias o hendiduras.

Las protuberancias suelen ser provocadas debido a obstáculos, malas condiciones en el camino o golpes contra la banqueta.

Cuando detectamos un chipote en nuestro neumático es posible que haya un daño en el interior y es ideal que se reemplace inmediatamente.

Por su parte, las hendiduras se producen debido a la estructura interna de la llanta y aunque no representan un problema de seguridad, es importante que un profesional realice una inspección.

-Desgaste irregular.

Aunque la fricción y las irregularidades en el camino pueden ser causa de un desgaste no uniforme.

Un desgaste significativamente mayor en algunas partes de la llanta, podría ser indicador de un problema de bajo o exceso inflado, alineación y balanceo o amortiguadores.

En este caso, también es recomendable asistir con un profesional para realizar una revisión.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn