combis peseros ciudad México

¡Amados u odiados! Hoy, las combis y los peseros forman parte de nuestro día a día.

 

 

Combis y microbuses se adueñaron de las calles de la Ciudad de México a fines del siglo XX. Aquí un poco de su historia.

 

 

 

Las combis

 

La empresa automotriz Volkswagen aportó otro de sus modelos al sistema de transporte público de la ciudad: la furgoneta T1 Samba, popularmente conocida como la combi.

De acuerdo con el mirador del SCT, lo económico de su mantenimiento y la facilidad de su desplazamiento contribuyeron a crearle nuevas rutas para su uso.

Para ello hubo que modificar su interior cambiando de lugar sus asientos traseros y pegándolos a sus costados.

Con esto, quedó en medio -detrás del chofer y del copiloto- un pequeño banco para un pasajero más.

Su uso intensivo fue ejemplo para otras ciudades de la República ganando gran popularidad entre los pasajeros.

A fines de los años ochenta, México era una urbe de combis verdes con toldos en blanco.

Los microbuses

En 1987 comenzaron a circular por las calles de la Ciudad de México, camiones de pasajeros de menores dimensiones a los existentes.

La población bautizó como “microbuses”.

Podían transportar hasta poco más de 20 pasajeros.

Con la quiebra de la empresa Autotransportes Urbanos de Pasajeros Ruta 100 en 1995, las combis y microbuses se erigieron como los principales medios de transporte terrestre en la capital del país.

 

 

También te puede interesar:

¿Taxis novohispanos? Así era la renta de ‘coches’ en la Nueva España

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn