bicicleta

La bicicleta ofrece una solución alternativa de transporte que ha estado presente en casi todas las localidades del mundo.

Pese al poco espacio vial con que cuentan, permiten mantener una sana distancia entre los usuarios que se transportan entre los distintos orígenes y destinos.

De acuerdo con un estudio del IMT, la bicicleta es sumamente flexible y se puede utilizar en casi todos los lugares habitados.

De hecho, ocupa apenas una décima parte del espacio vial que suele utilizar un auto.

Además, tiene los costos de operación vehicular más bajos del mercado y un alto desempeño sostenible, ambientalmente amigable.

“La utilización masiva y cotidiana de la bicicleta, coadyuvaría al desarrollo de una verdadera inmunidad de rebaño”, señala el especialista Ricardo Arredondo.

Esto, al fomentar el activamiento físico de las personas mientras se transportan, quienes además de quemar grasas y calorías, desarrollarían una importante actividad cardiovascular.

Se estima que con 30 minutos de ejercicio en bicicleta en la ida y otro tanto en la vuelta, las personas podrían perder hasta un kilo de peso por año.

Para lograr una movilidad masiva en bicicleta, el estudio señala que se requieren varios esfuerzos por parte de la sociedad en su conjunto. Por ejemplo:

 

Bicicleta y las acciones a tomar

bicicleta

  1. Esfuerzos por parte de la autoridad.

Se necesitarían construir ciclovías temporales que cubran la necesidad urgente de movilidad con sana distancia, para fomentar el uso de la bicicleta y otras expresiones de micromovilidad sostenible.

También se tendría que lograr la largamente añorada y urgente pacificación de las calles.

Esto garantiza velocidades de circulación inferiores a los 40 kph, especialmente en zonas urbanas y rurales.

Será fundamental mejorar la infraestructura peatonal, para lograr el acceso universal a todos los atractores y generadores de viajes.

Es además impostergable, la resolución técnica de intersecciones viales hasta ahora peligrosas y poco amigables para todos los usuarios, especialmente para los vulnerables.

 

 

  1. Conciencia de los ciudadanos.

Se requiere despertar su interés en salvaguardar su propia seguridad, para que elijan modos de transporte más eficientes, como la bicicleta, lo que redundaría en mejoras significativas de su salud.

Esta opción de transporte es de las pocas que ofrece mantener la sana distancia entre viajeros,.

Esto lo hace sin saturar las redes viales ni incrementar el congestionamiento, como lo es la solución que ofrecería el viaje en automóvil.

Para el caso de distancias superiores a los 8 km o con fuertes pendientes intermedias, se podrían escoger bicicletas eléctricas o bien combinar la bicicleta con un transporte intermodal.

 

 

  1. Esfuerzos de empresas

Se requiere que adapten sus instalaciones, para recibir bicicletas y ofrecer cuartos de recambio, en donde sus trabajadores puedan cambiar sus ropas de viaje por las de trabajo, además de contar con bebedores de agua potable.

Estas empresas ganarán un aumento en la productividad, pues sus empleados tendrán mejores cuadros de salud y llegarán al trabajo con un optimismo encausado por la eliminación de las toxinas.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn