La digitalización, que ha sido catalogada como la más profunda de las revoluciones tecnológicas.

Esto por su capacidad de transformar la totalidad de las actividades humanas, se ha vuelto trascendental en todos los rubros y la industria automotriz no es la excepción.

En un contexto mundial de disrupción permanente, las empresas del sector se están transformado digitalmente bajo un enfoque de Industria 4.0.

Este ha sido incorporado, no solo a sus modelos de negocio, sino también a sus métodos de trabajo, anticipándose a las próximas tendencias.

 

Faurecia y la digitalización

 

La introducción de nuevas tecnologías le ha permitido a Faurecia, empresa del grupo FORVIA, optimizar y agilizar sus procesos, logrando así la Satisfacción Total del Cliente.

Algunos de los sitios en México han digitalizado varios procesos dentro de sus líneas de producción.

Por ejemplo, en su planta de Ramos Arizpe, Coahuila, la empresa hace uso de tecnologías de seguimiento de producción.

Esto a través de sistemas digitales como SAP y MII, los cuales permiten eliminar los cuellos de botella en la producción y realizar un seguimiento puntual de los procesos.

Por otro lado, la planta de San José Iturbide, en Guanajuato, cuenta con equipos robóticos para la aplicación de soldadura y ensambles de catalizador.

Además, trabaja con herramientas de digitalización para el monitoreo en vivo de la operación de las diferentes áreas.

La digitalización no solo permite a las empresas ser más eficaces en sus procesos, también significa facilitar la educación para garantizar el aprendizaje permanente de los empleados.

De esta manera, puedan aprovechar los beneficios de los avances tecnológicos y las nuevas prácticas en el modelo digital.

Un ejemplo de ello es la planta de Querétaro, la cual se ha transformado en una planta con un alto nivel de digitalización.

Lo anterior mediante la implementación de tecnologías como la realidad virtual y aumentada, utilizadas en diferentes capacitaciones de seguridad y mantenimiento.

Igualmente, la empresa cuenta con un área dedicada a la formación de empleados llamada Faurecia University.

Esta área coordina clases presenciales y en línea con más de 250 cursos disponibles las 24 horas del día.

Se imparten cursos de calidad, producción, logística, comunicación, finanzas y gestión de proyectos, entre otros.

 

Tecnología

La tecnología ha sido integrada en los automóviles desde hace años.

Los vehículos se han convertido en una extensión de nosotros mismos.

La necesidad de conectividad, combinada con el cambio hacia la movilidad como servicio (MAAS, por sus siglas en inglés), están cambiando radicalmente el tiempo que pasamos a bordo.

Por eso, las empresas hoy cuentan con equipos robustos de ingenieros que se dedican a desarrollar soluciones digitales para crear experiencias de movilidad personalizada y conectada.

Enfocándose en el tema de bienestar, Faurecia ha desarrollado una tecnología en la que el vehículo es capaz de monitorear los datos en tiempo real.

Estos datos son recopilados a través de cámaras a bordo o dispositivos portátiles que miden la temperatura de la piel, el ritmo cardíaco o respiratorio.

Si detecta estrés, fatiga o mareos, el vehículo ofrecerá experiencias multisensoriales para relajar o refrescar a los pasajeros.

En estos casos, la digitalización significa una mayor capacidad para almacenar, organizar, compartir, verificar y analizar datos.

Esto permite que el vehículo se anticipe a las preferencias del usuario.

Comprender el impacto de las nuevas tecnologías y los beneficios que pueden aportar a las aplicaciones industriales es un primer paso básico, especialmente en un sector que se encuentra en el centro de una importante evolución.

Las empresas de la industria automotriz están creando valor a largo plazo al proporcionar soluciones para satisfacer las necesidades de las futuras generaciones.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn