A 44 años del Ford Mustang de los Ángeles de Charlie

A 44 años del Ford Mustang de Los Ángeles de Charlie

Es sinónimo de la cultura automotriz, pero también es un “personaje” recurrente en el universo del entretenimiento.  Así, conmemoramos 44 años del Ford Mustang de Los Ángeles de Charlie

En septiembre de 1976 comenzó a transmitirse una de las series más recordadas de la época: Los Ángeles de Charlie.

A 44 años del estreno de la serie original   aún se puede recordar a Jill Munroe, el personaje caracterizado por Farrah Fawcett, en muchas escenas de acción con su Mustang Cobra II blanco con azul.

También puedes leer: Evitar averías en tu carro automático

A 44 años del Ford Mustang de los Ángeles de Charlie

LA ANÉCDOTA DETRÁS DEL PROGRAMA

En la primera temporada de Los Ángeles de Charlie, el Ford Mustang Cobra II fue conducido por Farrah Fawcett, quien era la estrella principal del programa.

Después de la primera temporada, Farrah se fue y Cheryl Ladd asumió un nuevo rol y el volante del Mustang Cobra II.

En la década de 1970 hubo una crisis de los precios del petróleo a nivel internacional.

Eso llevó al gobierno estadunidense a realizar algunas regulaciones a las compañías automotrices en el consumo de combustible de los motores.

Ford redujo el tamaño de su Mustang y lo llevó a construir el Mustang II en el chasis de un automóvil más compacto, el  Ford Pinto.

El resultado fue un rendimiento mediocre, aunque los coches estéticamente se veían bien.

Así, para darle algo de ayuda publicitaria a la marca Mustang, Ford utilizó el exitoso programa Los Ángeles de Charlie.

Síguenos en Facebook

Farrah Fawcett

UN VITRINA MUY ESPECIAL

Dicho escaparate ayudó mucho en la promoción del Mustang Cobra II.

Impulsó las ventas porque el programa atraía tanto a hombres como a mujeres.

Cuando se trataba de rendimiento, el Ford Mustang Cobra II realmente no era espectacular.

Iba de los cero a 100 kilómetros por hora  en 9.8 segundos.

La potencia era adecuada, pero no para calificarlo como un muscle car.

El Mustang II pudo no ser el más popular de los viejos Mustang clásicos, pero se veía bien y ser conducido por un “ángel” de Charlie le dotaba de un aura especial.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn