nuevos

Debido a la falta de inventario de autos nuevos en Estados Unidos, algunos modelos usados cuestan más que su versión nueva.

La escasez de microchips y el retraso en la cadena de suministro ha perjudicado severamente a las distribuidoras de autos nuevos en EU.

Ante ello, los seminuevos se vuelven una buena opción, aunque la enorme demanda ha provocado que ahora cuesten más que el mismo modelo de agencia.

Ahora, un automóvil “ligeramente usado” es un 1,3%, o $533 dólares más caro que su contraparte de automóvil nuevo.

Esto según un estudio de febrero realizado por el sitio del motor de búsqueda de automóviles iSeeCars.

 

Usados contra nuevos

nuevos

 

Un típico SUV de lujo Mercedes-Benz Clase G usado de un año es casi un 36% más alto que el nuevo, con una asombrosa prima de $62,705 dólares sobre el precio de venta sugerido por el fabricante, según el análisis de iSeeCars de 1,5 millones de ventas en enero.

Comprar un Chevrolet Corvette usado le costará $16,645, o 20%, sobre uno nuevo.

El problema se acentúa si consideramos que las listas de espera en los concesionarios de automóviles nuevos para los modelos más buscados se extienden hasta 2023.

ante ello, los compradores adinerados, o aquellos que simplemente necesitan un automóvil de urgencia, están encontrando sus respuestas en los lotes de automóviles usados.

Obtienen el mejor precio en dos extremos: los SUV costosos que consumen mucha gasolina y los autos pequeños e híbridos más económicos, dice Karl Brauer, analista ejecutivo de iSeeCars.

“Incluso los consumidores prácticos y preocupados por el presupuesto se ven obligados a gastar más en sus vehículos”, finalizó.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn