Bugatti presenta un nuevo hiperdeportivo que presume de una combinación realmente única entre confort y velocidad máxima.

El nuevo Bugatti Chiron Super Sport ha sido diseñado sin concesiones para conseguir un rendimiento aerodinámico óptimo.

Los ingenieros de Bugatti han desarrollado el nuevo hiperdeportivo para alcanzar la máxima velocidad, a la vez que se ha dotado de lujo y confort.

Con un frontal bajo, una forma aerodinámica especial en los laterales y una parte trasera alargada para conseguir el máximo rendimiento

Tres son los antecesores del Chiron Super Sport

El nuevo Chiron Super Sport se une a las filas de algunos famosos predecesores de Bugatti. La marca presentó por primera vez el Type 55 Super Sport en el Salón del Automóvil de París de 1931.

Este gran turismo combinaba la tecnología de un auto de carreras pura sangre con el confort de un sofisticado biplaza. Con la ayuda de un compresor, el motor de ocho cilindros y 2.3 litros entregaba hasta 160 CV y aceleraba el Type 55 Super Sport a más de 180 km/h.

Algunas de las versiones de la carrocería fueron diseñadas por el joven y talentoso Jean Bugatti, y sólo se fabricaron 38 vehículos hasta 1935.

Bugatti no construyó la siguiente versión del Super Sport hasta 1993 a 1995. Se fabricaron 39 unidades del EB 110 Super Sport. El EB 110 volvió a apostar por la construcción ligera, las prestaciones, el lujo y la exclusividad, y se convirtió en el mejor superdeportivo de su época.

Fue el primer superdeportivo con carrocería de fibra de carbono, tracción total y cuatro turbocompresores. El motor V12 turboalimentado ofrecía más de 610 CV y estableció múltiples récords, incluido el de 351 km/h.

Dos décadas después, Bugatti volvió a dar vida al Super Sport. El Veyron 16.4 Super Sport, con 1.200 CV, batió el récord de velocidad en 2010 con una velocidad de 431.2 km/h, asegurándose así un puesto en el Libro Guinness de los Récords como el deportivo de serie homologado más rápido del mundo, un récord que mantuvo durante muchos años.

Este es el único modelo de Veyron que incorpora conductos NACA en lugar de las típicas tomas de aire de gran tamaño y el único modelo en el que el motor está cubierto en su mayor parte. Bugatti desarrolló la división horizontal del color específicamente para el Veyron 16.4 Super Sport.

La historia se repitió entonces en el verano de 2019, cuando Bugatti superó el umbral de las 300 mph con el Chiron Super Sport 300+4, y el vehículo que batió el récord alcanzó la increíble velocidad de 304.773 mph (490.484 km/h). Esto sirvió de base para un modelo reducido de sólo 30 unidades con un diseño y elementos de color similares.

Bugatti comenzará pronto con la fabricación del Chiron Super Sport en Molsheim, Francia. La entrega de los hiperdeportivos con un precio de 3.2 millones de euros está prevista para principios de 2022.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn