Nissan Leaf

Su nombre es Christian Sauzedde, un ingeniero y fanático de los superdeportivos, quien decidió cambiar su auto alemán de gasolina por uno eléctrico: el Leaf.

“Me enamoré de inmediato. LEAF me ofrecía todo lo que necesitaba en un vehículo, y sabía que quería uno. Lo compré en una semana”, explica Sauzedde, director general de Astuce Technologies.

De esta manera, se convirtió en el primer propietario de un Nissan LEAF en Singapur. ¿Se tardó mucho en decidirse? No mucho, una prueba de manejo de 30 minutos a bordo del eléctrico fue suficiente.

 

Amor por los autos desde niño

Nissan Leaf
Es el primer dueño de un Leaf en Singapur.

 

Él recuerda cuando creció en París en la década de 1950, el primer momento emocionante fue ver a su padre pasar “de una bicicleta a un vehículo”, el primer encuentro con la forma en que un vehículo puede cambiar la vida.

“Mi padre y yo fuimos a ver el vehículo, y yo estaba muy emocionado. Desde ese momento, un vehículo representó libertad para mí. Puedes ir a donde quieras, cuando quieras”, señala Sauzedde al blog de Nissan.

Luego, a los 18, cuando no podía permitirse el lujo de comprar un vehículo, Christian hizo lo mejor que podía hacer – construyó un buggy para dunas ensamblando piezas de otro auto, cortando el chasis a mano y luego cambiando su motor.

Durante las siguientes décadas, el amor de Christian por la mecánica y los motores continuó con los superdeportivos, por lo que ha tenido siete.

 

“Tener un Leaf es un tema de conciencia”

Sin embargo, su carrera profesional instigó en él, el aspecto más significativo de su vida – la conciencia sobre el medio ambiente.

“Cuando comencé a trabajar en una fábrica de papel en París, me di cuenta de que no deberíamos usar los recursos del mundo tan generosamente. Debemos tener cuidado con lo que tenemos”, señaló.

Por lo tanto, cambiar a un vehículo eléctrico fue una progresión natural. Después de tan solo una prueba de manejo, compró el Nissan LEAF.

Más allá de la experiencia de conducción, es el aspecto de la sostenibilidad lo que realmente ancla su decisión de volverse eléctrico, y también de defenderlo ante los demás.

“¡Ser el primer propietario de un Nissan LEAF en Singapur es definitivamente un título! Pero, lo que es más importante, es que este vehículo representa un cambio en el que todos debemos pensar y sentirnos responsables”.

Luego de seis meses de haber adquirido un vehículo eléctrico, la última pregunta que queda es: ¿Qué le diría ahora a otro amante de los superdeportivos sobre cambiar a un eléctrico?

“Solo inténtalo. Los motores eléctricos pueden alcanzar velocidades extremadamente altas. El rango también es perfectamente conveniente, ya que solo cargamos el vehículo durante nuestro tiempo en la oficina. El mundo será completamente eléctrico. Es cuestión de tiempo”, finalizó.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn