mexicana

La Asociación Mexicana de la Industria (AMIA) fijó su postura sobre la aprobación de la iniciativa fiscal y climática por parte del Senado de EU.

La ley otorga créditos fiscales a autos eléctricos construidos con minerales extraídos o procesados en un país con el cual los Estados Unidos tenga acuerdo de libre comercio (incluyendo a México) y poseer una batería que incluya un gran porcentaje de componentes fabricados o ensamblados en Norteamérica.

El objetivo es reducir el uso de combustibles fósiles y alcanzar los objetivos medioambientales la cual incluye el impulso a la electromovilidad.

“Nos congratulamos por el hecho de que los miembros del T-MEC apoyen la integración regional y fomenten la producción de vehículos en América del Norte” señala AMIA.

“El potencial de crecimiento económico y de fortalecimiento de las cadenas de valor se maximiza con el esfuerzo conjunto de los tres países de la región”.

 

 

Industria mexicana celebra la decisión

Para la industria automotriz mexicana, el desarrollo que ha tenido el sector en los últimos treinta años ha sido gracias a los beneficios y las ventajas del libre comercio.

En este contexto, consideró que el gobierno de México también debe sumarse al compromiso de impulsar la transición a la electromovilidad.

Esto, a través de diversos tipos de incentivos y políticas públicas que permita aprovechar esta oportunidad como país y en beneficio de las y los mexicanos.

“Reafirmamos que se requiere de la colaboración estrecha entre el gobierno y la industria para desarrollar políticas públicas e incentivos necesarios que promuevan esta transición hacia la electrificación del parque vehicular en México de forma más ágil”.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn