autos--

En gustos se rompen géneros, pero estos autos eran realmente buenos.

Tenían un diseño incomprendido, pero por dentro era muy funcionales, con bloques mecánicos interesantes y una relación costo/beneficio importante.

Aquí te dejamos 5 autos poco agraciados que se vendieron alguna vez en México, pero que eran bastante buenos.

 

Toyota Prius (primera generación)

autos

El pionero de la motorización híbrida marcó un antes y un después para esta tecnología.

Además de su interior hecho de materiales reciclados, fue el primer vehículo en alcanzar la máxima puntuación en las pruebas EcoTest que llevaba a cabo el club automovilístico alemán ADAC.

 

 

Nissan Juke

autos--

Debatible, o lo amabas o lo odiabas, pero jamás pasarías desapercibido (y menos en ese color de la imagen).

Desde su creación en 2010, el crossover tuvo respetables números en ventas, pero no logró adaptarse al mercado mexicano.

Lo mejor era su bloque, un motor turbocargado que respondía como pocos, aderezado con el mismo volante que el Nissan 370Z.

 

 

Seat León ST

autos

Si no observabas por el retrovisor que el vehículo tenía esa enorme cajuela, pensabas que estabas a bordo de un León a secas o de una SEAT Ateca.

Si bien el retardo del motor turbo era evidente, los 150 caballos eran suficientes para moverlo con suficiente holgura, lo cual difícilmente encontrarás en una SUV compacta.

El principal factor por la que el segmento de guayines no es arraigado en México es la forma de su carrocería, la cual aparentemente no podría competir con una SUV.

 

 

Pontiac Aztek

autos-

No llegaron a 120.000 ejemplares vendidos en EU durante sus 8 años de vida a principios de los 2000s.

Su cabina era bastante espaciosa y funcional; la consola central era una hielera removible y la tapa de la cajuela se podía abría en dos partes.

La serie ‘Breaking Bad’, lo puso en el ojo del huracán al ser uno de los protagonistas de la serie. ¿de patito a feo a coche de culto? Vaya que sí.

 

 

Mitsubishi Eclipse

Si existía un vehículo con el que podías llamar la atención ese era el Eclipse, aunque su inmenso alerón trasero dificultaba en demasía la visibilidad trasera.

En 2006 se presentó su última generación con un nuevo motor V6 de 3.8 litros y 265 bhp. El éxito de su hermano Lancer Evo le quitó protagonismo y provocó su salida de este mundo.

El Eclipse Cross heredó su nombre en forma de crossover, pero con una orientación totalmente distinta.

 

 

También te puede interesar:

10 autos que ya no se venden y ni te habías dado cuenta

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn