La situación de la pandemia por COVID-19 ha llevado a cambiar nuestro estilo de vida; y esto también repercutió en el programa del alcoholímetro, el cual operará de una forma diferente a lo concido.

Aunque el programa para interceptar a los conductores bajo el influjo de bebidas alcohólicas es permanente en la Ciudad de México, en épocas decembrinas toma una mayor relevancia.

El programa Conduce sin Alcohol estará vigente desde el 10 de diciembre y hasta el 6 de enero funcionando las 24 horas del día, toda la semana.

Como ya es conocido se instalarán módulos aleatorios en la capital del país, poniendo especial atención en las zonas de mayor incidencia en accidentes viales.

Pero, a diferencia del pasado, habrá un nuevo método para la medición de los niveles de alcohol. El gobierno de la Ciudad de México adquirió nuevos alcoholímetros denominados Alcostop.

Este nuevo dispositivo es un medidor ambiental que detecta la presencia de niveles de alcohol y permitirá descartar casos.

El policía encargado del primer control medirá con este aparato la posible presencia de partículas de alcohol en la cabina del coche. 

Solo si detecta que los niveles pueden superar los 0.4 miligramos de alcohol en la sangre se procederá a una segunda revisión.

Cuando se determine que un conductor es candidato a un segundo examen se realizará una entrevista para determinar si es necesario ejecutar una prueba normal. 

En caso de superar la barrera antes mencionada se procederá a llevar al conductor al denominado Torito; o como se llama oficialmente: Centro de Sanciones Administrativas y de Integración Social, para cumplir un arresto.

Síguenos en Twitter

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn