Charger y Challenger

Muchos rumores habían surgido luego del anuncio de un nuevo muscle car de Dodge, el cual supondría el final de los míticos Charger y Challenger.

Sin embargo, según el CEO de Dodge, Tim Kuniskis, habrá una convivencia entre el muscle car eléctrico y sus hermanos con motores de combustión interna.

Medios internacionales como Autoevolution, han dado fe a la entrevista otorgada por Kuniskis a Muscle Cars & Trucks.

Sin embargo, ahí el CEO de Dodge subrayó que la convivencia no durará mucho.

Kuniskis explicó que el muscle car eléctrico de la compañía vendrá con cifras de rendimiento comparables, o incluso mejores que las que ofrece la gama actual.

El ejecutivo confía en que el nuevo modelo estará en línea con el posicionamiento y las sensaciones actuales de la marca.

No todos los entusiastas de Mopar están encantados con la idea de un muscle car eléctrico, pero Kuniskis cree que los clientes volverán a la marca una vez que el nuevo modelo demuestre su valía.

“La marca podría conseguir nuevos clientes mediante la incorporación de un vehículo eléctrico”.

 

Los Dodge Charger y Challenger no desaparecen por ahora

 

 

La mejor noticia es que el Dodge Charger y el Challenger no serán eliminados de la gama en 2023, como se pensaba anteriormente.

Ambos modelos podrían recibir versiones especiales para marcar su despedida, que se convertirán en vehículos de colección una vez que se detenga la producción de los dos modelos.

Tim Kuniskis cree que existe la posibilidad de que el año de producción final del Charger y Challenger pueda obtener un impulso en las ventas.

Señaló que sucedió lo mismo con el Viper y su edición ACR, pero no puede estar seguro en este momento si sucederá lo mismo con el Challenger y el Charger.

Se rumora que ambos modelos se podrían despedir en 2024.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn