KIA K3 México

Viajamos hasta Pesquería en Nuevo León para manejar el nuevo sedán subcompacto de la marca coreana quien tiene un reto por demás mayúsculo.

 

 

Imagina que eres el más aplicado del salón o de la oficina y por alguna razón debes irte; por ello, te buscarán un sustituto que deberá estar a tu nivel o incluso más; esto es lo que pasa con el KIA K3 , el cual llega a México para despedir al KIA Río.

Es una menuda responsabilidad para el K3, ya que el Río fue el auto más vendido en todo México en 2022 y uno de los más comercializados este año alternándose con el Nissan Versa.

Ojo, el modelo se fabricará en la planta de KIA en Pesquería.

Se trata de un complejo que tiene la capacidad de fabricar alrededor de 900 unidades diarias y que ahora albergará al sustituto del hasta hace unos meses el auto más vendido en México, con los retos que esto conlleva al exportarse también a otros países como Estados Unidos.

 

 

¿Qué ofrece el KIA K3 en México?

KIA K3 México

Si bien lo sustituye, el KIA K3 comparte plataforma con el ahora desaparecido Río, aunque con cambios sustanciales en rigidez y sobre todo tamaño, siguiendo la tendencia de rivales como el Nissan V-Drive o el VW Virtus.

El K3 (nombre que en Corea se utiliza para nombrar al Forte) es 16 centímetros más largo que el Río, aunque es alrededor de 9 cms más corto que su hermano KIA Forte.

En total, el K3 mide 4.55 metros, uno de los más largos del segmento de subcompactos, solo por debajo del Volkswagen Virtus que es el de mayor longitud.

De hecho, el diseño me recordó al del EV6, sobre todo en las luces LED continuas al frente, los faros de niebla también en LED y el difusor más deportivo para la versión más cara, que es la GT-Line.

A la par, esa misma versión es la que añade los rines bitono de 17 pulgadas (el resto de la gama es de 15 y 16”).

Quizás la parte trasera es más sobria con la línea de luz en LED que recorre de extremo a extremo y que es un símil de lo visto en sus hermanas Sportage y Seltos.

Aunque, ojo, esta variante añade la salida de doble escape.

El resultado es un sedán mucho más fresco y moderno con una distancia entre ejes de 2.6 metros, y con un marcado diseño tipo fastback gracias a la marcada caída a partir del poste C.

 

 

Con virtudes y también con áreas por mejorar

Por dentro hay detalles que nos recuerdan a algunos de sus hermanos de compañía.

Por ejemplo, el volante de dos piezas es el mismo que encontramos en Niro, y el diseño de las dos pantallas unidas en un solo bloque (10.25 pulgadas cada uno y solo disponible en las versiones tope) es similar a lo provisto en Sportage y Seltos.

Lo más agrada es la combinación de colores y texturas, y como pasa con la mayoría de los autos orientales, existe un buen número de compartimentos para colocar artículos.

De serie llevas 6 bolsas de aire y compatibilidad de Android Auto y Apple CarPlay.

La interfaz y manipulación de sistema de infotenimiento cumple como buen KIA, con buenas resoluciones y gráficos que si bien no son los mejores del mercado, sí sobresalen en un modelo subcompacto.

La versión GT-Line tiene cargador inalámbrico y aire acondicionado de doble zona, así como puertos USB en la zona trasera.

KIA K3 México

Me hubiera encantado un freno de mano eléctrico. Sé que estamos en un segmento de entrada, pero si se está versión se está ofreciendo por más de 400 mil pesos creo que bien lo valía.

Conforme van subiendo las versiones, se van incorporando otros sistemas.

Lo que sí debemos decir es que los mecanismos avanzados en seguridad ADAS, están destinados solamente para las dos versiones más caras (EX Pack y GT-Line) como asistente de mantenimiento de carril, control de velocidad crucero adaptativo, etc.

Gracias a la distancia entre ejes, el espacio atrás para piernas es bastante bueno para sus credenciales.

La cajuela tiene una capacidad de 544 litros (64 más que el Río), lo cual la convierte en la más amplia de su segmento.

 

 

Un manejo tan bueno que hasta te deja pensando

Es muy raro que un subcompacto de entrada te genere alguna sensación más allá del consumo o de la seguridad, y en el caso del K3 sí sucede.

La aparición por primera vez del motor 2.0 litros con 150 hp que ya vemos en Sportage y en Forte le vino como anillo al dedo al K3.

Responde bien, acelera mejor y, a diferencia del 1.6 litros del Río que permanece en las versiones de entrada, la insonorización es sobresaliente.

Me atrevo a decir que el 2.0 litros es el mejor motor en este segmento, a la espera de que el próximo 2.0 litros del Mazda2 arribe a México. Incluso no extrañé tanto los propulsores turbo que ya ofrecen rivales como Onix o Virtus.

La razón de que este nuevo motor le venga tan bien al K5, recae en el hecho de que el sedán ahora es más grande y pesado, por lo que su tamaño se ajustó a las nuevas necesidades

Claro, las paletas al volante y la caja automática de 6 velocidades le ayudan bastante, y sorprende lo precisa de la dirección, la cual, si bien no es la más comunicativa, tiene un tacto tan firme que llama la atención para un sedán que no mide más de 4.5 metros.

La suspensión es dócil, pero tampoco se siente tan suave o ‘gelatinosa’ como para no filtrar correctamente las imperfecciones en el pavimento.

También pudimos probar las versiones intermedias con el conocido motor 1.6 litros de 121 caballos.

Si bien las sensaciones de manejo disminuyen, el consumo nos dio cifras de entre 14 y 15 km/ litro combinados, nada mal.

Ojo, el coeficiente aerodinámico de este sedán es el mejor de todo el segmento (0,29), con lo cual hay una menor resistencia al aire que explica su menor consumo y mejor eficiencia.

Por cierto, la versión hatchback llegará en los próximos meses, y créanme que promete y mucho.

 

 

Precio KIA K3 en México

-L TA: $313,900

-LX TM: $338,900

TA: $353,900

-EX TM: $364,900

TA: $379,900

EX PACK TA: $412,900

GT-LINE 2.0 TA: $452,900

 

 

Resultado KIA K3 en México

El KIA K3 luce más grande, moderno y fresco. Tiene un espacio interior bastante bueno y un motor 2.0 litros (exclusivo de la variante tope) que es el mejor de todo el segmento.

Pocas veces un subcompacto te genera sensaciones de manejo y el K3 lo hace, además de su buen equipamiento y seguridad.

Quizás eso pueda ser su ‘pecado’ y es que el GT-Line es tan completo que queda muy lejos de las demás versiones (y no solo por el precio, sino también en manejo y equipamiento. Las variantes base cumplen, pero no generan tan sensaciones como sí lo hace el GT-Line.

 

 

Pros

-El espacio interior es bastante bueno.

-El motor 2.0 litros del GT-Line le permite uno de los mejores manejos del segmento.

-La dirección es muy precisa.

 

Contras

-Los sistemas avanzados de seguridad solo están destinadas a las versiones tope.

-Falta un freno de mano eléctrico para las variantes que cuestan más de 400 mil pesos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn