Las intersecciones son lugares críticos en la red vial tanto desde el punto de vista de la seguridad como de la eficiencia (capacidad).

La seguridad es una de las consideraciones importantes a la hora de seleccionar la estrategia de control.

De acuerdo con el IMT, las intersecciones cuentan con una serie de estrategias de control, que van desde el no control, el control prioritario o el uso de rotondas o semáforos.

Por su propia naturaleza, las intersecciones a nivel son arriesgadas porque los diferentes usuarios de la vía (vehículos, peatones, ciclistas) tienen que utilizar el mismo espacio, y sólo se puede evitar una colisión si se separan en el tiempo.

A nivel mundial, más de la mitad de los accidentes urbanos y más de un tercio de los accidentes interurbanos registrados se producen en las intersecciones.

 

Los principales factores que afectan a la seguridad en las intersecciones

intersecciones

 

Más allá de los autos, los especialistas ubican estos factores para la peligrosidad vial de las intersecciones:

 

  • Número de ramas que inciden en la intersección.
  • Ángulo de la intersección.
  • Distancias de visibilidad.
  • Alineamientos de la intersección.
  • Existencia de carriles auxiliares,
  • Canalizaciones.
  • Fricción del pavimento.
  • Radios de giro.
  • Iluminación.
  • Anchura de carriles y acotamientos.
  • Vías de acceso.
  • Derecho de paso (normas, señales, letreros), y
  • Velocidad de aproximación.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn