Lincoln Aviator Plug-in Hybrid

Lincoln Aviator Plug-in Hybrid es nuestra primera prueba de manejo oficial en Motormanía. Y es un gusto compartirles que para nosotros es… el nuevo avión de Maverick.

 

Corría el año 1986 y un pequeño de 7 años era llevado al cine para ver Top Gun, una de esas películas típicas de los 80 con aviones de caza F-14 peleando con sus enemigos rusos; pues bueno, viene la segunda parte y Lincoln Aviator Plug-in Hybrid podría ser protagonista.

 

En aquellos años 80 (época de mi niñez), Top Gun marcó el gusto por la velocidad, la aventura, y claro, las motos; pero hoy les contaré la grata experiencia de probar un SUV de lujo estadounidense que –estoy seguro– enamoraría a Maverick (protagonista de Top Gun).

 

Confieso que esta bonita camioneta solamente la había visto en fotos y me parecía atractiva; pero hasta que la vi en vivo, me di cuenta de las líneas que la rodean y cuánto llama la atención. Si bien la parte trasera no fue muy mi gusto, es un vehículo que atrae a todo el que la ve pasar.

 

Esto te puede interesar…

Lincoln Aviator seduce a primera vista

Su frente es fuerte, característico de Lincoln, gran detalle que la hace verse tosca, diferente a las demás y con ese estilo norteamericano; algo que –en lo particular– me seduce más que sus principales rivales. Los detalles cromados, las letras en color azul, todo el conjunto hacen una combinación perfecta.

 

Al acercarte con la llave en mano, el sensor activa las luces de bienvenida con el logo de Lincoln, ¡qué gran recibimiento! El seguro digital en la puerta, la enorme pantalla, el panel de instrumentos; ver todo el interior fue como recordar cuando se prendió toda la cabina de aquel F-14 de Top Gun.

 

El interior está en dos colores, los asientos te abrazan al sentarte en ellos (sí muy cómodos y de corte un tanto deportivo); todo ese lujo me hizo recordar a esos asientos donde Maverick y Goose nos mostraron maniobras a altas velocidades. Justo las mismas maniobras que pudimos realizar a bordo de Lincoln Aviator Plug-in Hybrid.

Nuestro nuevo F-14 “citadino” nos dio una grata sorpresa cuando lo sacamos de su hábitat natural para maniobrar y divertirnos un poco en montaña; lodo, pasto, tierra, grava y más loqueras que a su servidor se le ocurrieron probando ese motor híbrido de gran potencia.

 

Su motor biturbo V6 30.L y batería de 13.6kWh ion-litio logran 494 caballotes y 630 libras de torque en una transmisión automática de 10 velocidades. Toda esa potencia da de qué hablar, así como cuando un F-14 despega y tienes que poner la cabeza en el asiento; Aviator logra el mismo efecto en casi todos sus modos de manejo. Algo que asustó a mi suegra cuando le mostramos el arranque y velocidad del SUV.

 

Esta versión de Aviator también puede conducirse de manera eléctrica con una autonomía cercana a los 34km; pero la realidad es que se puede aumentar un poco ese kilometraje gracias al sistema de recuperación, el cual me fue útil bajando de mi cerro, Ajusco. Sin duda servirá para todos en los viajes cortos de ciudad, y si tienen dónde cargar la batería.

 

 

Lincoln Aviator es toda una experiencia

La batería se puede cargar en menos de 4 horas si en casa tienes posibilidad de 220kw o 12 horas a 110kw; por suerte, yo soy pro ambiente así que tengo paneles solares y 220kw, así que no tuve problema alguno en cargar rápido cuando necesité salir y no gastar gasolina.

Ésta potencia se disfruta en el camino citadino, en la montaña o dónde se imaginen; el viaje para los 6 pasajeros es una gozadera, van todos tranquilos, cómodos. Aunque tal vez les sugeriría que los de la última fila sean los más chaparritos de la familia o grupo de amigos; pero aún así funciona perfecto para viajes cortos, medios y largos.

Su sistema de infoentretenimiento Sync 3 tiene compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay; un gran sonido Revel con sus 14 bocinas, mismas que se pueden controlar con comandos de voz o en la pantalla de 10 pulgadas.

Siempre existe la duda sobre si gastar este tipo de dinero en un vehículo estadounidense, alemán o sueco; la recomendación será siempre que vayan y hagan su prueba de manejo, ya que solamente así se pueden dar cuenta del valor del vehículo, en este caso, Lincoln Aviator Plug-in Hybrid.

Les puedo decir que me sentí en un F-14 bombacho al subirme, y al manejarla por todos los terrenos disfruté cada instante en ella. Me hizo regresar a ese sentimiento de mi niñez de emoción y aventura, sí, esa misma que Maverick nos hizo sentir en los 80.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn