Toyota luna

Toyota contribuye al programa Artemis de la NASA para expandir la presencia humana en el espacio a través del vehículo Lunar Cruiser.

 

Toyota está colaborando con la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) en el desarrollo del Lunar Cruiser, como parte del programa Artemis, el cual se espera que sea lanzado en la luna para 2029.

La NASA espera establecer una presencia sostenible en la Luna para lanzar misiones a Marte. Mitsubishi Heavy Industries (MHI) y Toyota también aportan su contribución al programa.

 

Así funciona el Lunar Cruiser, con el que Toyota ‘llegará’ a la luna

MHI lo hará a través del desarrollo de la LUPEX –siglas en inglés de la expedición polar lunar–, y Toyota mediante el desarrollo conjunto de un vehículo lunar tripulado con la JAXA. La tripulación tendrá que vivir a bordo del vehículo, en un espacio reducido, sobre la superficie monocromática de la Luna, durante alrededor de un mes.

Esto plantea básicamente dos retos: la gran fatiga mental que puede afectar a la eficiencia y motivación del trabajo de la tripulación, y la dificultad de trazar un recorrido. Por lo tanto, las tecnologías que se incorporarán tendrán como objetivo ofrecer la mejor experiencia de usuario posible, un gran rendimiento de conducción y una capacidad todoterreno automatizada.

Las tecnologías que Toyota está diseñando para las misiones del Lunar Cruiser son, entre otras, la prevención de vuelcos en la superficie ignota del satélite, la navegación con señal de radio, la generación de rutas seguras por las que circular. Además hay un control de la dirección intuitivo, asistencia a la conducción con una pantalla superpuesta y un diseño interior que traslade una sensación de amplitud, con capacidad para una tripulación de entre dos y cuatro miembros.

 

Además

Puesto que conducir durante 30 días sin parar resultaría extremadamente exigente, ciertas partes estarán automatizadas, y los astronautas activarán el control manual en casos en que tengan que lidiar con alguna situación particularmente complicada. “Igual que con el GuardianTM, la conducción automatizada está configurada en torno al concepto de colaborar con el conductor humano para garantizar la seguridad”.

Así lo dijo Takao Sato, ex director del proyecto Lunar Rover. Ojo, alguna vez Nissan también lo ha intentado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn