El Audi R8 RWD aumenta 30 hp la potencia de su motor atmosférico

Audi anunció que el nuevo R8 V10 performance RWD, disponible como Coupé o Spyder, aumentará 26 kW (30 CV) la potencia del motor atmosférico de 10 cilindros.

El Audi R8 V10 performance RWD (Real Wheel Drive) con propulsión a las ruedas traseras es la nueva vanguardia de los deportivos de producción en serie de Audi.

Las versiones básicas de ambos modelos, el R8 V10 quattro y el R8 V10 RWD con carrocería Coupé y Spyder, serán sustituidas por los nuevos modelos performance.

 

Velocidad máxima de 329 km/h

El Audi R8 RWD aumenta 30 hp la potencia de su motor atmosférico

 

Este deportivo con motor central acelera de cero a 100 km/h en 3,7 segundos (Spyder: 3,8 segundos) y alcanza una velocidad máxima de 329 km/h (Spyder: 327 km/h).

La joya de la corona del nuevo R8 es el motor V10 FSI atmosférico de 5,2 litros, con un sonido inigualable y una rapidísima respuesta al acelerador.

En el R8 V10 performance RWD la potencia alcanza 419 kW (570 CV) con un par máximo de 550 Nm, que se distribuye a las ruedas traseras a través del cambio S tronic de siete velocidades.

Esto supone 10 Nm más de par que el Audi R8 V10 RWD.

 

Audi R8 a tope

Un diferencial mecánico de deslizamiento limitado distribuye el par de forma ideal en función de la situación de conducción, garantizando una tracción óptima.

Como en todos los R8 la carrocería está construida en aluminio siguiendo el principio de diseño Audi Space Frame (ASF).

Es decir, con grandes elementos realizados en material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP).

De este modo, la versión Coupé del R8 V10 performance RWD pesa sólo 1.590 kg (Spyder: 1.695 kg).

La suspensión y la dinámica de conducción están adaptadas específicamente para la tracción trasera.

Cuando se activa el modo deportivo del control electrónico de estabilización (ESC), la configuración de los sistemas de control permite realizar derrapes controlados.

La dirección asistida electromecánica proporciona un estrecho contacto con la carretera. La dirección dinámica, disponible por primera vez para el R8 de tracción trasera, ofrece una respuesta aún más precisa.

Esto hace que la conducción sea más ágil en carreteras con curvas cerradas o al girar, gracias a una dirección más directa.

También aumenta el confort al facilitar las maniobras, por ejemplo, al aparcar.

La suspensión deportiva RWD cuenta con un esquema de dobles trapecios configurado especialmente para el sistema de tracción trasera, además de un bloqueo de diferencial pasivo.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn