Chevrolet Corvette y Mattel

La comunicación en temas de marketing y publicidad es primordial al momento de vender un producto (incluyendo a marcas como Chevrolet o Mattel).

Por ello las firmas automotrices guardan con absoluto recelo sus más importantes lanzamientos antes de ser presentados en sociedad.

Uno de los vehículos más emblemáticos en la industria de las cuatro ruedas es el Chevrolet Corvette.

Se trata del vehículo surgido a mediados de los cincuenta y cuya erosión obedecía a la necesidad de crear un vehículo norteamericano que compitiera con los bólidos europeos.

 

Apuesta a lo grande

Chevrolet Corvette y Mattel
Un ícono para la industria.

 

La idea era clara: crear un auto posguerra con un dejo nacionalista que reconquistara el corazón de los estadounidenses.

El primer Corvette fue presentado en 1953 y el recibimiento fue mejor de lo que la propia General Motors esperaba.

Las primeras dos generaciones duraron en el mercado hasta finales de la década de los sesenta.

Sin embargo, fue en 1968 cuando la tercera entrega del Corvette (mejor conocida como C3) sería lanzada al mercado con grandes expectativas.

Además de la participación del reconocido diseñador Larry Shinoda (quien delineó el Corvette C2 y el Ford Mustang), se unió también Bill Mitchel.

De la mente de este último ya habían surgido líneas para el Cadillac Coupe DeVille, Chevrolet Bel Air y Buick Riviera.

La estética del C3 se guardó con absoluta discreción antes de su presentación oficial.

Como parte de una estrategia comercial, Chevrolet le dio el aval a la empresa Mattel para que incluyera al ‘Vette’ en su naciente línea de juguetes para vehículos deportivos.

 

¿Error de comunicación para Mattel?

Chevrolet Corvette y Mattel
Estrategia de Chevrolet

 

La idea es que Mattel lanzara su nueva colección de ‘cochecitos’ al mismo tiempo que la presentación oficial del modelo con tamaño normal.

No obstante, General Motors experimentó algunos problemas de logística previo a su evento de presentación, por lo que tuvo que posponer la fecha del lanzamiento.

Sin embargo, la empresa automotriz no le notificó a Mattel sobre el emplazamiento del evento, por lo que la compañía de juguetes lanzó su línea con la inclusión del nuevo C3.

Ahí, la gente pudo observar por primera vez la estética del Corvette de tercera generación, arruinando la presentación oficial.

Esta se caracterizó por un diseño más radical y con un vidrio trasero en forma de burbuja.

Fue tal el impacto positivo en este diseño, que el vehículo se convirtió de inmediato en uno de los preferidos por los coleccionistas de Hot Wheels.

Mismo caso para el C3 de tamaño real el cual fue presentado posteriormente y cuya generación permaneció en el mercado por 24 años (hasta ahora le entrega más longeva).

El éxito del Corvette C3 Stingray elaborado por Hot Wheels fue evidente.

Esto motivó a Chevrolet para construir una versión especial basada en el juguete, pero en tamaño real de nombre Custom Corvette.

A partir de este momento y hasta nuestros días, Mattel ha elaborado miles de vehículos en miniatura para la firma norteamericana.

Después de todo, el ‘error’ de comunicación entre Chevrolet y Mattel benefició a ambas compañías y propició que el Corvette C3 sea recordado como uno de las mejores de su historia.

¿Realmente fue un despiste o todo estuvo planeado? Piensa mal y acertarás.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn