Spy Hunter

El Spy Hunter real

Corría el año 1983 y una compañía productora llamada Midway dio paso a uno de los videojuegos más famosos de autos en la historia de las famosas “chispas” o salones de Arcade, Spy Hunter.

Un juego que llamaba la atención simplemente por la forma en la que fabricaron la caja que llevaba la pantalla; el juego y claro ese magnífico e innovador volante que más parecía una palanca de avión militar que de auto.

Este juego se convirtió en el favorito de los jóvenes y adultos entusiastas a las persecuciones y armas en el mundo virtual; era como ser James Bond en uno de sus lujosos autos, aunque nadie sabía en qué auto estaba basado.

El Spy Hunter era un misterio, muchos pensaron que era un Lamborghini, pero no se podía asegurar; pero años más tarde, gamers y virtuosos de los autos se dieron a la tarea de investigar y descubrieron al inspirador de este maravilloso auto.

 

Así era Spy Hunter

La historia comienza con un ingeniero, ex de Mercedes-Benz de nombre Eberhard Schulz, quien decidió crear su propia marca y fabricar el Isdera Imperator 108i; un superdeportivo que si bien lleva el escudo de las tres flechas plateadas no fue fabricado por ellos.

Mercedes permitió a Schulz la fabricación del Isdera Imperator 108i aunque sin su dinero, pero sí con sus motores V8 que en aquella época portaban los Clase S; y que gracias a ciertas modificaciones alcanzaban los 292 km/h gracias a sus 300 CV.

Isdera fue montado en un chasis multitubular de acero con la carrocería de fibra de vidrio; que daban pie a una silueta envidiable que daba paso a las puertas estilo alas de gaviota, sí esas del Mercedes Benz 300 SL.

No cabe duda que para aquellos que crecimos en los 80s, Spy Hunter fue de aquellos juegos que nos marcaron para toda la vida; y hay que agradecerle a un visionario como Schulz el que se aventurara y se fabricaran solo 30 unidades.

Este es Isdera Imperator

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn