El Vochol de la Ciudad de México.

La producción del Volkswagen Sedán ha sido interrumpida, pero sigue siendo uno de los autos más icónicos de la marca alemana. Y en nuestro país tenemos un modelo muy singular: el Vochol de la Ciudad de México.

Se trata de un proyecto encargado por organizaciones públicas y privadas el cual porta en su decoración exterior e interior dos millones 277 mil cuentas de vidrio, que fueron pegadas a mano por ocho artistas de dos familias huicholes.

También lee: Ertiga XL7: el espacio que necesitas

UNA LABOR EXCEPCIONAL

Trabajaron durante ocho meses, por más de nueve mil horas, para completar el proyecto, que presenta símbolos que rinden homenaje a su cultura.

Por ejemplo, hay dos serpientes en las nubes en la cajuela que representan la lluvia.

Un ciervo, escorpiones, pájaros y flores de peyote en los costados, un chamán manejando una canoa en la parte de atrás y un gran sol en el techo que simboliza la unión entre humanos y dioses.

También hay cuatro águilas de dos cabezas que ofrecen protección a los pasajeros.

El proyecto fue patrocinado por una serie de organizaciones públicas y privadas.

Entre ellas la Asociación de Amigos del Museo de Arte Popular, la Secretaría de Cultura del Gobierno del estado de Jalisco y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit.

Síguenos en Facebook

EDICIÓN QUE CONMEMORA

Se visualizan las frases ‘100 años de la Revolución Mexicana’ y ‘200 años de la Independencia’ que están escritas en el idioma wixarika.

El Vochol se presentó en un museo de Guadalajara en diciembre de 2010 y luego se mudó a la Ciudad de México para su exhibición.

Posteriormente, viajó por el mundo, deteniéndose en museos de Sudamérica, Estados Unidos, Europa, Asia y Oriente Medio.

Cuando no se encuentra de gira, se le puede ver en el Museo de Arte Popular de la capital mexicana.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn