Pruebas choque maniquí trasero

Los crash test están evolucionando y estas nuevas evaluaciones del IHHS queda de manifiesto.

 

 

Las nuevas pruebas de choque del IIHS agregan un crash test dummies (maniquí) de la constitución de una mujer pequeña o un niño de 12 años en la segunda fila, en el asiento trasero, detrás del conductor.

El Instituto de Seguridad en Carreteras (Insurance Institute for Highway Safety, IIHS) ha subrayado la importancia de brindar protección a los pasajeros en la parte trasera de los vehículos.

Ante ello, sus pruebas de choque frontal a vehículos que se venden en el mercado están cambiando.

Los avances en la seguridad vehicular han logrado reducir las lesiones en choques frontales para los conductores en las últimas décadas.

La evaluación tradicional de choque frontal con superposición moderada, que ha sido un referente durante mucho tiempo, está siendo renovada.

Esto, para abordar la creciente disparidad en la protección entre los ocupantes delanteros y traseros.

 

 

Pruebas de choque frontal agregan un maniquí en el asiento trasero

 

Pruebas choque maniquí trasero

 

Para abordar esta preocupación, se ha introducido una variante de la prueba que incluye un maniquí en el asiento trasero para evaluar más a fondo esta protección.

La nueva prueba busca reequilibrar esta situación y garantizar una protección integral para todos los ocupantes del vehículo.

La nueva prueba de choque del IIHS agrega un maniquí de una mujer pequeña o un niño de 12 años en la segunda fila de asientos detrás del conductor.

Las medidas registradas por los sensores en el maniquí del pasajero no deben exceder los límites que tienen un riesgo excesivo de lesiones.

Esto, en partes del cuerpo como cabeza, cuello, pecho, abdomen o muslo.

 

 

¿Cómo les han ido en las pruebas?

 

 

En las primeras pruebas, sólo dos de 15 SUV pequeños, el Ford Escape y el Volvo XC40, protegen al ocupante trasero lo suficientemente bien como para obtener una buena calificación.

“La prueba de superposición moderada original fue nuestra primera evaluación y el eje del programa de pruebas de choque del Instituto”.

Así lo dijo el presidente del IIHS, David Harkey.

“Gracias a las mejoras de los fabricantes de automóviles, los conductores de la mayoría de los vehículos tienen hoy casi un 50 por ciento menos de probabilidades de morir en un accidente frontal que hace 25 años”.

“Nuestra prueba actualizada es un desafío para los fabricantes a llevar esos mismos beneficios al asiento trasero”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn