primer auto México

El automóvil fue un invento que revolucionó la forma de transportarse en todo el mundo, incluyendo México.

 

El año 1895 marcó el arribo del primer auto a México, el cual fue importado desde Francia por Fernando de Teresa.

Se trató de un Delaunay Belleville, el cual poseía una velocidad máxima de 16 km/h.

El vehículo se importó a México a través de la Agencia de Ingenieros Basave, Robles Gil, Zozaya y Compañía.

De Teresa salió a probar el coche el 6 de enero de 1895 por la noche, tratando de pasar desapercibido en lugares donde el paso de los caballos era lo normal.

Recientemente, el historiador Héctor de Mauleón, recuperó la nota sobre el suceso, la cual fue publicada por el Siglo Diez y Nueve bajo el título “Carruaje misterioso”.

“El sábado último, a las altas horas de la noche, cruzó por las principales avenidas de la ciudad un coche misterioso que hizo santiguar a más de una vieja timorata e ignorante de los prodigios de la industria moderna”

“Se deslizaba como una saeta, anunciando su paso por medio de una bocina semejante a la de la bicicleta y obedeciendo con admirable precisión a la mano que lo guiaba”.

En 1896, Byron Mohler y William P. de Gress construyeron el primer automóvil, aunque todavía de carácter artesanal.

Dos años más adelante, se importaron algunos autos más de Delaunay Belleville, de la Benz de Alemania, la italiana Fiat y las estadounidenses Packard y Pope-Toledo.

En 1901 se abrió la primera concesionaria y para 1903 se anunció en la prensa la venta de automóviles Oldsmobile en la Ciudad de México.

Primer auto en México y posteriores, sólo para unos cuantos

Delaunay Belleville
México y sus primeros autos.

El precio de los autos para México era elevado.

Esto se afectaba mayoritariamente por el costo de envío, los impuestos de importación y las comisiones (además se debía pagar de contado).

Pese a ello, los compradores adquirían autos europeos de rango medio y lujo.

Sin embargo, la presencia de las compañías estadounidenses en México (que producían autos de bajo precio) fue cada vez mayor.

A pesar de ello, las élites en México decidieron organizar excursiones cada vez más alejadas de los límites de la capital para probar sus automóviles.

 

Además

Los destinos más populares eran Coyoacán, Tlalpan, San Ángel, Xochimilco, Chalco y, poco después, las Pirámides de Teotihuacán, Cuernavaca o Puebla. 

Para hacerlo más exclusivo, desde 1903 se organizó la primera carrera automovilística en el Hipódromo de Peralvillo y el desfile de carros adornados en la Fiesta Floral en la Alameda.

Hechos como la creación del Automóvil Club México y de la revista especializada El Automóvil en México, impulsó la llamada ‘fiebre del automóvil’.

De hecho, el presidente de la República, Porfirio Díaz, comenzó a trasladarse en un automóvil Panhard 35. H.P. de origen francés.

Su primer viaje fue a Tlalpan para asistir a una fiesta organizada por el gobernador del Distrito Federal, Guillermo de Landa y Escandón.

Este hecho representó un punto de inflexión para la historia del automóvil en México, donde su uso con fines recreativos exclusivo para gente adinerada, se normalizó entre la población.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn