KIA Niro es una gran opción para estos tiempos de austeridad y donde la gasolina simplemente no baja de precio y cada día puede subir aún más.

Niro es el SUV híbrido de la marca coreana y es… una maravilla. En Motormanía lo tuvimos a prueba por una semana; de entrada, déjenme contarles que ya había realizado dos pruebas de manejo de este bonito y maravilloso KIA Niro. La primera en su primera versión y la segunda con una variante híbrida enchufable.

Con esto dicho, el modelo 2020 fue muy parecido, con una línea que al verla te llama la atención, y claro, al abrir la puerta el interior resalta por su calidad. Claramente no se trata de un deportivo, pero sí de un vehículo que posee buenos materiales y con gran desempeño.

En lo personal, la calidad de materiales en el interior es en lo que menos me fijo; aún así, porta un tablero llamativo con muchas lucecitas de esas bonitas con clúster digital de 7 pulgadas; te da todas las indicaciones de velocidad, litros, carga de la batería e información del vehículo. A un costado se encuentra otra pantalla central touch de 8 pulgadas.

En ella se puede manejar radio, apps, conectividad de su formidable sistema compatible con Apple CarPlay y Android Auto. Ambos funcionan sin problema y el bluetooth es fácil e intuitivo para conectar sin falla.

Entre las amenidades en el interior se encuentra el cargador inalámbrico para celulares; lo conectas al auto, lo dejas ahí y te olvidas de cables estorbosos para disfrutar del camino, y por si te marcan, puedes contestar desde el volante.

Pueden seguirnos en Twitter

Desempeño de Kia Niro

Ahora hablemos de lo importante, una vez detrás del volante ese motor 1.6 litros V4 híbrido desarrolla 14o hp con un torque de 108 libras pie.

El híbrido de la firma coreana es muy noble en todo tipo de caminos, ya sea recta o en subida el motor responde muy bien, no importa si viene cargado o con solo el conductor.

KIA Niro tiene ese factor “IT” que te divierte cuando necesitas acelerar un poco más y de ir disfrutando el viaje, o de simplemente volverte loco, poner el modo sport y presionar el acelerador a fondo jugando con esas paletas de cambio en el volante.

Las curvas se sienten muy bien para su altura, pero lo mejor es el disfrute de esa dirección que te hace sencillo y nada pesado el manejo; fue una diversión cada camino y viaje que hice en el SUV.

Pero no hemos hablado de lo mejor, ¿o ya mencioné los casi 800 kilómetros que da por tanque? creo que no. Sí, así como lo leen, este bonito vehículo da esa distancia, su autonomía impresiona a cualquiera que busque ahorrar en gasolina. Definitivamente una ventaja en estos tiempos de ‘gasolinazos’… perdón, “ajustes inflacionarios”; pero eso es una gran diferencia para vehículos de este tipo.

La realidad es que al KIA Niro no le duele nada, o al menos para mí; la capacidad de cajuela es bueno, el espacio en asientos traseros sirve para la familia, y claro, seguiré insistiendo en el ahorro de combustible en combinación con un gran manejo. Todo este conjunto da para que sea uno de mis favoritos en el segmento híbrido.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn