Hans-Joachim Stuck

Los pilotos de carreras tienen en su casco un símbolo de identidad…y vaya que Hans-Joachim Stuck se lo tomó en serio.

El piloto alemán Hans-Joachim Stuck (sí, aquel del casco estrafalario) fue uno de los más talentosos de los que se tiene memoria, el enorme poderío para potencializar cada vehículo a su merced lo hizo un multicampeón en la década de los setenta y ochenta, sobre todo en su voraz especialidad que eran las carreras de resistencia.

Stuck ganó las 24 Horas de Le Mans en 1986 y 1987 a bordo del Porsche 962 C, además se llevó tres veces las 24 Horas de Nürburgring (1970, 1998, 2004). Su currículum se complementa con lo más alto en el Campeonato Mundial de Resistencia en 1985, y del DTM en 1990. A la par, se dio el lujo de correr en Fórmula 1 donde logró subirse al podio en tres ocasiones.

El equipo de seguridad que portaba (especialmente su casco) le otorgó una apariencia elegante, aunque su integridad siempre fue la máxima prioridad. El conjunto de estrellas alrededor de la visera de su protector azul fue la marca registrada durante la mayoría de su carrera.

Los primeros cascos de la historia

Hans-Joachim Stuck
Un diseño muy sui generis para Stuck

Mucho antes de la aparición de Stuck en el firmamento automotriz, los pilotos se enfrentaban a las pocas medidas de seguridad en su equipamiento. Los primeros conductores salían a las pistas únicamente con camisa, chaqueta y una gorra de tela. Con el paso de los años, la tela fue reemplazada por el cuero, además de añadir lentes de protección durante las décadas de 1930 y 1940.

Quizás el nombre de Peter Snell no te diga mucho, pero fue de los primeros conductores en emplear un casco protector, el cual estaba elaborado en plástico y con corcho en el interior. Por desgracia, Snell murió en una carrera en 1956, por lo que su familia y miembros del Sportscar Club of America establecieron la Fundación Snell Memorial, la cual desarrolló referencias de cascos protectores seguros para los pilotos. Los llamados ‘cascos integrales’ surgieron a principios de la década de 1960, y se caracterizaban por añadir una visera, a diferencia de los de tipo jet que carecían de protección en la parte delantera.

El sello y casco de Hans-Joachim Stuck

Hans-Joachim Stuck casco
Casco con estrellas.

En 1971 y con apenas 20 años de edad, Stuck deseaba utilizar un protector integral (los cuales aún eran nuevos en aquella época) para competir en su primera carrera. La idea del joven alemán era emplear uno con colores llamativos, por lo que el tono azul que le plantearon no lo convencía del todo. En ese momento, a su amigo Mucki Buchner, se le ocurrió la idea de agregar estrellas.

Buchner consiguió una cinta adhesiva, las estrellas se cortaron con precisión, se pegaron al casco y el resto es historia. El diseño de su protector acompañó a Stuck el resto de sus competencias. Tras su retiro de las pistas, Hans-Joachim Stuck asumió el cargo de presidente de la Federación Alemana de Automovilismo (DMSB).

Cabe mencionar que el casco de Stuck aún estaba hecho en fibra de vidrio. En las carreras actuales se emplea el carbono como base, un material mucho más liviano y robusto, cuyo grosor le proporciona una protección casi impenetrable

Para garantizar su durabilidad, todos los fabricantes de cascos deben pasar por el laboratorio certificado de la Federación Internacional de Automóvil (FIA) para su aprobación. En una prueba de impacto, por ejemplo, el protector se coloca sobre una cabeza simulada y se deja caer desde una altura de seis metros sobre superficies de diferentes tipos y consistencias. El casco no debe sufrir ningún daño.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn