película de tarantino

La cinta de Quentin Tarantino posee minuciosos detalles que la hacen extraordinariamente única…como las bellezas sobre ruedas expuestas a plenitud.

A través de Once Upon a Time…in Hollywood (Érase una vez en Hollywood), Tarantino narra su visión sobre el colofón de la frenética década de los sesenta con las llamativas calles de Los Ángeles como testigos oculares.

En pleno apogeo ideológico, el movimiento contracultural hippie coincide con la decadencia de las cintas ‘hollywodescas’.

Estas se encuentran representadas por balas perdidas y sombreros vaqueros, temáticas que terminaron por alejar al público de las salas de exhibición en aquellos años.

A diferencia de los tormentosos años sesenta para la industria del cine, la era automotriz vive uno de sus mejores momentos.

Atrás ha quedado la reconstrucción ideológica luego de la Segunda Guerra Mundial y la transformación técnica para los autos norteamericanos está en su cúspide.

Diseños y carrocerías forjarían los cimientos de las estéticas que hoy son vitoreadas con fastuosidad.

El director estadounidense le da una importancia eclética al tema automotriz y la adhiere como parte fundamental de su obra.

A través del coordinador de autos, Steve Butcher, fueron solicitados cerca de 2,000 vehículos para ambientar la película, pero existen tres que juegan un rol preponderante. Conócelos.

 

Los autos de ‘Érase una vez en Hollywood’ de Tarantino

 

VW KARMANN GHIA

película de tarantino
VW

 

Lo que para muchos puede ser una escena sin sentido y con varios minutos de más (típico en Tarantino) para un fanático del Karmann Ghia no lo es tanto, máxime si el coche también fue utilizado en la cinta Kil Bill.

Cliff Booth (Brad Pitt) regresa a su casa a toda velocidad en su emblemático bólido azul sin esperar un mañana.

Se dice que al vehículo utilizado en la película le fue montado un motor Subaru y se tenía la posibilidad de incluir una transmisión automática en caso de que Pitt no lograra sentirse cómodo con la caja manual.

¿Por qué Tarantino hizo esta escena tan extensa? Simple, porque puede.

 

MG TD

película de tarantino
MG

 

Aparece esporádicamente, pero es bastante significativo.

Este pequeño MG TD de mediados de los cincuenta es conducido por el personaje que da vida a Roman Polansky, el cual va acompañado por su esposa Sharon Tate.

Al igual que con el Cadillac Deville, Tarantino tenía en mente otro auto para Polansky, su idea era encontrar un roadster de los años treinta que ejemplificara el gusto vintage del joven director.

Sin embargo, recordó la película Love Story (Historia de Amor, 1970), donde Ryan O´Neal maneja un MG convertible y se decidió por él.

 

CADILLAC COUPÉ DEVILLE

película de tarantino
Cadillac

 

En un principio, el también director de Bastardos sin gloria deseaba que Leonardo Di Caprio y Brad Pitt manejaran un Cadillac convertible 1959.

No obstante, el costo sería exorbitante (casi 100,000 dólares), además de que sería poco creíble que un actor famoso de la época tuviera un auto de hace diez años.

El elegido fue este Cadillac Deville 1966, el cual se erige como uno de los protagonistas de la cinta.

El personaje interpretado por Leonardo Di Caprio no puede ponerse al volante ya que se le retiró su licencia por conducir en estado de ebriedad.

Por lo tanto, Cliff Booth (Brad Pitt) es quien lo disfruta en todo momento.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn