La guerra comercial entre norteamericanos y chinos podría llegar a otro nivel.

 

 

 

A Estados Unidos le preocupa que los coches inteligentes chinos espíen a sus habitantes.

La Casa Blanca busca promulgar nuevas regulaciones que limitarían la capacidad de los fabricantes de automóviles chinos para vender vehículos altamente conectados en Estados Unidos.

De acuerdo con medios como Carscoops, estas regulaciones tienen como objetivo salvaguardar los datos estadounidenses, incluso si los fabricantes de automóviles utilizan plantas de ensamblaje mexicanas como un medio para eludir los aranceles sobre los vehículos fabricados en China.

 

 

Los coches chinos espían a la gente de Estados Unidos dice la Casa Blanca

coches chinos Estados Unidos

 

Las reglas están diseñadas para evitar que los llamados “automóviles inteligentes” recopilen información confidencial sobre los estadounidenses y la transmitan a países que plantean preocupaciones sobre la seguridad de los datos para el gobierno de Estados Unidos

Existe el temor de que los aranceles por sí solos no sean suficientes para abordar esta cuestión.

Las regulaciones chinas exigen que los fabricantes de automóviles almacenen sus datos dentro de sus fronteras.

Como resultado, fuentes anónimas le dijeron a Bloomberg que la administración Biden está considerando emitir una orden ejecutiva para abordar la privacidad de los datos la próxima semana.

La orden que será firmada por el presidente Joe Biden ordenará al fiscal general y al Departamento de Seguridad Nacional que emitan nuevas restricciones a las transacciones que involucren datos que podrían amenazar la seguridad nacional si los obtienen “países de interés”.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn