titanic

Esta historia es digna de contarse.

 

La tragedia del Titanic cobró la vida de 1.503 personas, pero una historia que quizás nunca hayas escuchado es la que rodea al único auto a bordo y que presumiblemente se hundió. La película de 1997 dirigida por James Cameron ayudó a alimentar la historia.

El equipo de Cameron documentó el hallazgo un Renault Type CB Coupé de Ville, el cual aparentemente viajaba en el área de carga del Titanic.

 

Renault y Titanic

¿Mito o realidad? La historia del auto que se hundió en el Titanic

Se dice que el propietario era William E. Carter, un acaudalado hombre nacido en Pensilvania, EU, quien adquirió el vehículo en Francia. Su motor de cuatro cilindros en línea de 2.6 litros y 25 caballos, le permitía alcanzar una velocidad tope de 56 km/h.

Se trataba de un auto sumamente elegante con el frente ligeramente inclinado y el radiador ubicado detrás del motor e incluía una transmisión por eje (no por cadena como la mayoría). Aparentemente, Carter viajaba en primera clase con su esposa Lucile y sus hijos Lucile y William, todos lograron sobrevivir, pero el auto de lujo se hundió hasta el fondo del Atlántico.

Días después, Carter presentó un reclamo de 5,000 dólares contra la compañía de seguros por la pérdida total del vehículo. A la par, le sumó más 100 y 200 dólares por la desaparición de sus mascotas.

De hecho, por esta exigencia se conoció la identidad del auto, aunque no existen fotografías ni hay información clara sobre si realmente el vehículo estuvo a bordo del Titanic. Esto ha alimentado los rumores, algunas personas creen que Carter usó el desastre naval para obtener el cheque de la aseguradora británica Lloyd’s.

 

¿Mito o realidad?

¿Mito o realidad? La historia del auto que se hundió en el Titanic

A partir de esta historia, diversos investigadores han intentado localizar el auto o, por lo menos, hallar algunas partes de él. En el documental Ghosts of the Abyss, lanzado en 2003, se mostraron algunas piezas de metal aplastadas que aparentemente serían del Renault de Carter.

Otra investigación sugiere la existencia de una fotografía de la rueda delantera izquierda y la salpicadera; en ninguno de los dos casos, las pruebas son contundentes. A casi 110 años de la tragedia, el misterio del Renault continúa, ¿tú qué piensas?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn