Jean-Paul Belmondo

Este lunes, a los 88 años de edad, murió Jean-Paul Belmondo, el famoso y reconocido actor francés de cine y teatro.

Su participación en película À bout de souffle (1960) de Jean-Luc Godard, lo convirtió en una de las principales figuras del movimiento cultural francés conocido como la Nouvelle Vague.

El reconocido actor grabó con los grandes de su época como Jean-Luc Godard (quien lo descubrió), y con figuras como François Truffaut y Jean-Pierre Melville.

Ganó el Premio César en 1989 al mejor actor por el filme ‘El imperio del león’, pero finalmente rechazó el premio.

En 2007 fue condecorado con la Legión de Honor en el grado de Comandante.

 

Belmondo y su estrecha relación con los autos

Jean-Paul Belmondo

 

La relación del actor francés con los coches fue sumamente importante a lo largo de su vida tanto dentro como fuera de los sets de grabación.

De entrada, Jean-Paul Belmondo es padre de Paul Belmondo, un expiloto que disputó un total de 27 Grandes Premios de F1.

Su hijo sólo logró arrancar en siete, con los equipos March Engineering y Pacific Racing, durante los años noventa.

A la par, Jean-Paul Belmondo tenía una pasión por los autos que estaba prácticamente al mismo nivel que su gusto por el séptimo arte.

Belmondo tenía una colección de autos quizás no enorme, pero sí muy valiosa, donde los Ferrari eran una constante.

En su garaje tenía un Dino 246 GT, un 250 GT Tour de France, un 355 GTS y un 308 GTS.

Jean-Paul Belmondo

 

Llegó a tener un Matra MS630 (1968), un Aston Martin DB5, un Lotus Elan y un Maserati Ghibli Spider.

Además tenía a los franceses Citroën Traction de 1969 y un Peugeot 403 Cabriolet.

Llama atención su Panther Lima, un roadster de estilo retro de la década de 1970 que usaba mecánicas de Vauxhall Viva y Magnum, incluido el motor de 2.3 L (2279 cc).

La carrocería fue construida de fibra de vidrio en un estilo roadster que recuerda a un Allard o Morgan.

La pasión por los autos también lo llevó a los sets de grabación.

A Belmondo le encantaba protagonizar sus propias secuencias de acción, dejando de lado parcialmente a los dobles.

Es por ello, que grabó varias escenas de acciones donde los autos eran protagonistas.

En 1971 y a bordo de un Fiat 124 Special T en la película ‘Le casse’. el actor escapaba de Omar Sharif y su Opel Rekord por las calles de Atenas.

Se trató de una escena épica donde ambos terminaban en una calle cerrada.

Otra escena involucró un Fiat 131 en ‘El Profesional’, donde persigue un Peugeot 504 por las calles de París y en el que éste último termina volcado.

No obstante, su escena más recordada fue en ‘El Marginal’, donde a bordo de un Ford Mustang 1967 persigue y detiene un Plymouth Volare por las calles de París.

Checa el video.

 

 

Sin duda, Jean-Paul Belmondo era un auténtico apasionado de los autos. QEPD.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn