Ford y sus robots “caninos”

Robots “caninos” ayudan a Ford, y aunque parezca un capítulo de novela futurista de George Orwell, o una secuencia de la película Volver al futuro, se volverá parte de la vida cotidiana en las fábricas de la compañía.

Los robots convivirán con los empleados de la empresa con el objetivo de hacerla más eficiente.

Esta semana la armadora estadunidense comenzará a utilizar robots “caninos”, bueno, de cuatro patas, para escanear con láser su planta de transmisión en Van Dyke, Michigan, lo que ayudará a los ingenieros a actualizar el diseño original.

Su diseño  haría pensar que son “caninos” que pueden llegar  a áreas difíciles de alcanzar dentro de la planta.

Escanean las áreas con láser y cámaras de alta definición, recolectan datos utilizados para reorganizar las plantas, con lo que se ahorra tiempo y dinero a los ingenieros.

Fluffy y Spot son los nombres de los robots de Boston Dynamics, una compañía conocida por construir sofisticados aparatos móviles.

Entre sus características más peculiares está que pesan 32 kilogramos, pueden sentarse, dar la pata, realizar escaneos de cámara de 360 grados, moverse en inclinaciones de hasta 30 grados y subir escaleras durante horas sin parar.

PROGRAMA PILOTO

Los cachorros mecánicos forman parte de un programa piloto que busca diseñado para ahorrar tiempo, reducir costos y aumentar la eficiencia.

Fluffy, nombre dado por la manejadora del robot Paula Wiebelhaus, es uno de los dos modelos que Ford rentó.

El otro robot recibió el nombre de Spot.

Equipados con cinco cámaras para visualizar su entorno, los robots pueden viajar hasta a 4.82 km por hora con una batería que dura casi dos horas.

Son capaces de escanear el piso de la planta y ayudar a los ingenieros a actualizar el diseño original que era asistido por computadora.

“Diseñamos y construimos la planta. Después de eso, a lo largo de los años, se han realizado cambios que rara vez se documentan”, comentó Mark Goderis, gerente de ingeniería digital de Ford.

 “Al mandar a los robots a escanear nuestras instalaciones, podemos ver cómo se ve todo realmente en la actualidad y construir un nuevo modelo de ingeniería”.

Según Goderis, la intención es operar los robots de forma remota, programarlos para misiones de planta y recibir informes en tiempo real desde cualquier parte del país.

Los robots se pueden programar para seguir una ruta específica y se pueden operar desde una distancia de hasta 50 metros a través de una aplicación.

BIEN “AMAESTRADOS”

Fluffy es capaz de sentarse en sus patas robóticas traseras y montarse en la parte posterior de un pequeño robot móvil autónomo y redondo, conocido como Scouter, el cual se desliza hacia arriba y hacia abajo por los pasillos de la planta.

Esto permite que Fluffy conserve la energía de la batería hasta que sea hora de ponerse a trabajar.

Scouter puede navegar de forma autónoma por las instalaciones, mientras escanea y captura nubes de puntos tridimensionales para generar un diseño asistido por computadora de la instalación.

Fluffy es una herramienta de fabricación increíble”, comentó Weibelhaus.

“Este cuadrúpedo robótico hace más que bailar y girar, razón por la cual, buscamos llevarlo al límite en la planta y analizar su valor real para la compañía”, finalizó.

También te puede interesar: Ford presenta la Ford Bronco 202

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn