wall

Una de las películas más recordadas de Leonardo Di Caprio es el ‘Lobo de Wall Street’, donde un Lamborghini Countach fue pieza clave para su éxito.

¿Quién no soñó con un Lamborghini Countach alguna vez? Sí, chavorruco detectado.

Y es que el mítico superdeportivo fue el sueño de chicos y grandes en los ochentas.

El Lamborghini Countach es un automóvil deportivo de motor central y tracción trasera que la icónica marca italiana produjo entre 1974 y 1990.

En recientes años, el modelo apareció en la cinta ‘El Lobo de Wall Street’, el cual se sitúa precisamente en los años 80s.

Si no viste esta cinta del 2014 de Martin Scorsese, calma, no te la vamos a spoilear, pero hay una escena con un Countach que debes ver sí o sí.

El protagonista de la cinta, un corredor de bolsa de no,bre Jordan Belfort, requiere regresar a su casa de manera urgente.

Sin embargo, nivel de intoxicación no le permite moverse de manera coordinada, por lo que debe arrastrarse hasta llegar a su Lamborghini.

Aquí la escena.

 

 

 

 

¿Qué tiene de especial el Countach que apareció en el ‘Lobo de Wall Street?

El deportivo blanco que aparece en la película fue una de las versiones más especiales dentro de toda la línea: la edición del 25.º aniversario de 1989, del que se fabricaron pocas unidades.

Con un motor V12 de aspiración natural de 5.0 litros con 449 hp y 370 lb-ft de torque, este Countach era la versión más refinada y rápida en ese momento.

Sin embargo, lo especial no era el portento técnico que el modelo tenía bajo el cofre.

Los productores usaron el auto deportivo real para filmar en lugar de reemplazarlo con una réplica, lo que sucede a menudo en las películas.

De hecho, los productores usaron el auto real durante toda la película, incluso en la serie de incidentes que lo destrozaron por completo.

¡Ouch eso sí nos dolió!

Sin embargo, queremos pensar que alguna parte del dinero recaudado por una de las cintas más exitosas de todos los tiempos, fue para reparar el modelo que quedó destrozado en la escena que acabas de ver

¿Se vale soñar, no?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn