BMW R 1200 GS Rallye

La BMW R 1200 GS Rallye es un ejemplo de la constante en las motocicletas (y autos también); es que cada año vemos modelos más grandes y potentes en el mercado, y que ya rebasamos actualmente la barrera de los 200 hp en las súper deportivas. 

En el caso de las doble propósito, cada vez se hacen más “gordas”; por ejemplo, en menos de 4 años la Honda Africa Twin pasó de ser 999 cc a 1.100 cc, y debo decirles que realmente no lo necesitaba.

En esta ocasión traemos la “vieja” 1200 GS con 125 hp, y lo digo porque en el presente ya vamos por la GS 1250 con 136 hp. La 1200 Rallye que manejamos era la apuesta un poco mas extrema de la marca; con suspensión más firme, protecciones, modos de manejo específicos y de paso ese atractivo color azul que ves en las fotos. 

La cuestión es que esta moto pesa cerca de los 250 además de ser muy voluminosa, por ello me iré directamente a lo bueno y lo malo que a mi parecer ofrece esta gama.

Lo bueno…

BMW Motorrad se ha especializado con esta moto, tal es así que es de las más vendidas en el mundo. Los clientes de diferentes niveles de manejo han encontrado en ella una perfecta herramienta para poder viajar; ya que cuenta con muchas ayudas electrónicas que apoyan al manejo, así como su reconocido sistema de paralever y paralever.

Más pruebas de vehículos…

Todo sobre BMW R1200 GS Rallye

Para explicarlo de manera sencilla es una suspensión para la suspensión; en una moto normal cuando aceleramos o frenamos existen movimientos del chasis hacia adelante o atrás; pero en este caso no, por lo que siempre vamos bien sentaditos sin problemas.

Si bien es inmensa la construcción del tanque y asiento hacen que no se sienta tan alta; un piloto de estatura media (o incluso chaparro) puede apoyar los pies casi sin problemas. Obviamente los 125 hp se sienten y de paso sus 125 Nm de par.

El peso le brinda mucho aplomo por lo que en carretera durante un viaje largo irás siempre sobre rieles; el curveo se torna dinámico por el excelente trabajo de chasis, mientras que los frenos ABS y control de tracción hacen que te olvides de cualquier problema en el camino.

Salir del pavimento a la carretera se hace sencillo, basta con desconectar el freno ABS o con el modo de manejo Enduro; que adecúa los parámetros de entrega de potencia, altura y dureza de suspensión. 

Luego de eso sentirás mucho control sobre la moto, como si siempre lo hubieras hecho, lodo, tierra, hojas secas, lo que sea la 1200 lo podrá hacer.

Lo malo…

Esto obviamente es muy subjetivo, podrás estar o no de acuerdo, aunque solo te pido pensarlo pero, esta moto se hace cada vez más inútil por sus dimensiones y peso; incluso en BMW Motorrad ya la dejaron de usar para su concurso de GS Trophy, y le dieron la estafeta a la 850 GS. 

Los sistemas de paralever y telelever son perfectos si no quieres saber de problemas en el camino, pero en contra de eso se resta la sensibilidad de manejo. Por ejemplo, cuando vas por un camino y hay una piedra o desnivel tu cuerpo reacciona y actúa; en estas motos es complicado esto, además tanta tecnología (si es tu primera moto) puede crearte muchos vicios de manejo que no sabrás superar si te subes a una moto “normal”.

Concluímos que...

Si bien la BMW R 1200 GS Rallye tiene protecciones para las cabezas del motor boxer, si hay una caída fuerte o contra algo es un hecho que lastimarás mucho el motor; y puede ser una reparación muy costosa, tal vez esa configuración de motor hoy ya sea más por temas románticos que de beneficios reales.

Y esto se los comparo con la ya mencionada 850 GS, una excelente moto que soporta un viaje carretero largo; tiene un gran recorrido de suspensión, motor en posición convencional, electrónica de manejo y sobre todo, un sentir de manejo total. 

Tú sientes el camino y en la 1200 o la nueva 1250 no tanto, obviamente la 850 no tiene tanta velocidad punta o esa aceleración aplastante de su hermana grande; pero realmente en la vida diaria eso no se necesita.

Lo anterior lo apoyo por ejemplo con el Dodge Challenger que ha pasado con sus versiones de los 300 hp hasta los 717 (y más); sí, claro que se aprecia ese poderío, sonido y estampa. Pero si no te dedicas a sacarle el jugo a esa máquina, realmente no sirve de nada en la vida diaria, solo es un trofeo. 

Conclusión:

La BMW R 1200 GS Rallye o la nueva 1250, que para fines prácticos “jala más” y hace lo mismo es excelente si tú realmente sales a viajar, pero no ir a 20 km de tu casa; sino que en un día cruces medio país y en algunas partes sepas que se acaba el camino y hay tierra, pasos de río y esas cosas de aventura. 

Bajo esas circunstancias la moto se aprovecha, de lo contrario por ejemplo en uso citadino sí sirve, pero es poco práctica.

Recuerda no todo es poder, o más caballos o lo más nuevo del mercado, si te gusta conducir, es justo eso lo interesante, el manejo; por ello próximamente les traeré mi experiencia con la 850 GS por lejos uno de los mejores productos de la marca en este segmento.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn