La expresión de mi hija combinó la sinceridad que sólo poseen los niños y la fantasía que provoca adentrarse en un coche nuevo. De hecho, a ella se le ocurrió cómo titular la prueba de manejo. Ertiga XL7: el espacio que necesitas.

Además, desde que supe que probaría  uno de los nuevos vehículos de la gama de Suzuki en México; sabía que para tener un mejor juicio tendría que solicitar la opinión de mi familia.

Asimismo, además de mis dos hijas, necesitaría el punto de vista de mi esposa. “Está muy grande, el color es como de Halloween. Me gusta.”, dijo mi hija. 

Y así empezó la prueba…

También lee: Nueva ERTIGA XL7: más versátil, equipada y ¡ahorrativa!

Suzuki Ertiga XL7, con el sello de la casa

Como familia ya teníamos la ventaja de conocer a Suzuki. También sabíamos que la marca japonesa es sinónimo de ahorro de gasolina; procurar la comodidad y enfatizar el aprovechamiento del espacio interior y exterior del coche es uno de sus objetivos.

Así que, nos preguntamos;

¿cómo sería la experiencia al mando de un vehículo que promete tener espacio para siete pasajeros?

¿Se cumpliría la promesa de ofrecer ser económico en el gasto de combustible?

¿Valdrían la pena el equipamiento extra respecto a las otras versiones de Ertiga?

Así que, al tener el primer contacto con la XL7 nos resultó familiar la pantalla touch, la cual es prácticamente la misma a la que traen los Ignis y los Swifts.

Además, su servicio y el menú son sencillos, permiten conectarse al Apple CarPlay, Android Auto y Mirrorlink sin mayor complicación.  

También, bajo mi óptica, sigue siendo una cuenta pendiente que la conexión de Apple Carplay siga requiriendo el uso del cable.  

Además, el resto del equipamiento tiene un sello renovado; el centro de control del aire acondicionado más grande; asientos que combinan piel y tela.

El volante en forma de letra “D”, lo cual da una apariencia más deportiva y facilita el manejo.

Los acabados de fibra de carbono en las puertas y en el tablero también refrescan la apariencia, a la par de ser superficies más fáciles de limpiar.   

Mi hija me hizo saber de las nuevas características que más le gustaron:

Uno, las salidas de aire para los ocupantes de la segunda y tercera fila, sobre todo para los días de mucho calor.

Dos, los tomacorrientes de 12v en las tres filas de asientos, con los que podrá cargar sus dispositivos sin necesidad de pelarse con su hermana por la conexión.

Síguenos en Facebook

TRES FILAS, TRES

Todo en la Ertiga XL7 está asociado a las tres filas de pasajeros.

Lo es desde el nombre:  Ertiga es una adaptación de R-Tiga, donde Tiga significa tres, en indonesio.

La “R” significa rows, (filas en inglés), por lo que “Ertiga” se deriva de “R3” que a su vez significa: “tres filas”.

Ya al mando de ella, se adquiere la noción de lo que implica el diseño y la opción de ofrecer espacio para las tres filas y siete pasajeros. 

Según percibimos en familia, no se ha sacrificado comodidad con tal de dar cabida a las tres filas.

Incluso, la altura de la cabina da la impresión de ser mayor a la de otros coches, al igual que la amplia dimensión de las ventanillas y el parabrisas. Da la sensación de tenerse mucho espacio.

Este punto lo enfatizamos en nuestras conclusiones, porque mi esposa imaginó la utilidad que, como mamá, le daría la Ertiga XL7.

Sobre todo en una tarde de mucho tráfico, tras recoger a las niñas de la escuela y con el deseo de llegar a casa a comer o simplemente descansar.

Lo imaginamos clarito: ella al mando de la camioneta, con la opción de hacer una llamada telefónica sin tener que despegar las manos del volante.

Con una niña en cada fila, sentadas o acostadas, evitando jaloneos, gritos y enojos.

Notamos, también, que la promesa del rendimiento del combustible si bien no llega a los 17 kilómetros por litro de forma permanente, si es muy cercano a ello.

Nos encantó la sensación de estar al mando de una unidad más alta de lo habitual, y que de hecho sí lo es por dos centímetros, en comparación a la Ertiga convencional.

También nos gustó la opción de poseer la cámara trasera y el sensor de objetos cercanos, como dos equipamientos que auxilian al conductor a la hora de estacionarse.

LAS OTRAS SENSACIONES

Luego de estar al volante de la Ertiga XL7, también entendimos que, aunque le concepto global de esta SUV es ofrecer la opción de usarla en ciudad y carretera, su mejor desempeño es el urbano.

Los cuatro cilindros y 103 caballos de fuerza no dieron problema para desplazarnos en la ciudad.

En nuestro caso, una velocidad o potente arranque no son prioritarios.

Sin embargo, durante un traslado a las afuera del área metropolitana, se notó que su respuesta en pendientes no es explosiva.

Será, acaso, la transmisión automática combinado con el peso de una carrocería grande, pero quedó la duda respecto al desempeño cuando se tenga un viaje por carretera largo.

Y ya no digamos con los siete pasajeros.

Eso sí,  sabemos que si se realiza un traslado largo, la seguridad estará garantizada gracias a las dos bolsas de aire delanteras.

También con el control eléctrico de estabilidad y los frenos de disco delanteros con ABS.

Además de los cinturones de seguridad para los siete pasajeros, incluido el sistema ISOFIX, para las sillas de bebés.

En el balance general, cuando nos despedimos de la unidad, quedamos satisfechos con la experiencia.

Quedamos convencidos que en caso de poder cambiar nuestro carro compacto, por un automóvil más grande y que no sea sumamente costoso (354 mil pesos) optaríamos por esta opción.

Ertiga XL7: el espacio que necesitas.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn